Sorpresivo empate de España en su debut (3-3)

La tuvo Kike, desde los 10 metros. Pocos podríamos haber pensado que el partido estaba condenado por el destino al empate, en el estreno de los Campeones del Mundo (es cierto, qué bien sienta hablar así de tu selección) en el Mundial de Brasil. Todo hay que decir que los 40 minutos se dividieron en dos partes totalmente diferentes. Irán dio el primer ‘campanazo’ y pudo arrancar ante los de José Venancio, su primer empate en una competición mundialista.

Irán sorprendió a las primeras de cambio colocando el primer tanto antes de cumplirse el cuarto minuto de juego. Taheri dejó entrever en los primeros compases que la campeona asiática (en nueve de los últimos diez campeonatos) iba a jugar a la contra, aprovechando el error español. Y así fue como los iraníes se marcharon al descanso con un bombazo: 0-3. España cayó en los errores defensivos, en los balones perdidos y en las contras de su rival, cada vez más venenosas. El partido necesitaba un cambio urgente.

Faltó suerte, sí. Aunque también se echó de menos el peligro que suele crear España en cada ataque. Por suerte, esto quedó en la primera mitad, y ya en la segunda, Marcelo avisaba de que la Campeona había salido mucho más metida. Tras la pájara inicial, se inició un continuo asedio sobre la portería de Nazari, que se ganó un monumento por todas sus intervenciones.

Si la primera parte fue un quiero y no puedo para los españoles, la segunda se convirtió en un encuentro de pelota vasca. Una tras otras fueron sucediendo las ocasiones de las botas de Andreu, Kike, Torras, Borja y compañía. Tanto va al cántaro a la fuente… Torras inauguró el marcador de España, después de 34 disparos a la meta del portero iraní.

Borja se sacó de la manga un disparo cruzado, seco y ascendente, que se introdujo por la escuadra de Nazari, no sin que antes el salvador del combinado asiático se luciera con sendas paradas que merecen ser registradas en el Top Ten del Mundial. Con el empate a tres conseguido por Torras, y con cuatro minutos por delante, la remontada se antojaba como el final del camino de este primer encuentro que andubo entre espinas.

Pero fue en el rosal de los guantes de Nazari donde se toparon las ocasiones para el 4-3. Sobretodo una de Kike. Su lanzamiento desde los 10 metros no llegó a colarse. Primer toque ante el rival más duro de esta primera fase. Si debíamos sufrir algún susto, mejor que sea a estas alturas. Pero ni uno más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: